¿tiene usted realmente el control de su organización?